Diego Ricol

¡NO TE LO PIERDAS! Pedro Padrón Panza, el arquitecto de un gran sueño

Publicado el
¡NO TE LO PIERDAS! Pedro Padrón Panza, el arquitecto de un gran sueño

Una de las grandes personalidades del béisbol criollo fue Pedro Padrón Panza. Fue polémico, estigmatizado y querido a partes iguales y construyó con su buen olfato y su audacia, uno de los clubes más importantes que se conocen dentro de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

Los Tiburones de La Guaira han estado atados a los devenires de la familia Padrón desde que PPP se convirtió en el líder de este club. Una vez Padrón Panza dijo que la actuación de los salados dependía mucho de los vaivenes de su salud, y no se equivocaba, pues mientras este empresario estuvo sano, los litoralenses vivieron su mejor época, edad dorada que se eclipsó con el declive de su presidente.

¡NO TE LO PIERDAS! Pedro Padrón Panza, el arquitecto de un gran sueño

En el año 1998, cuando Padrón Panza falleció, fue sepultado como fue su voluntad en la ciudad de La Guaira, acompañado por un séquito donde no solo figuraron sus familiares, también estuvieron con él algunas de las figuras que contribuyeron a la gloria de los Tiburones de La Guaira, como Oswaldo Guillén, Luis Salazar, Remigio Hermoso, Carlos “Morocho” Moreno, Ángel Bravo y Antonio “Loco” Torres.

Con Padrón Panza murió una época que los fanáticos de los Tiburones de La Guaira esperan ver renacer de un momento a otro. Un solo hombre fue capaz de mover a todo un equipo para alcanzar la gloria, no una, ni dos veces, pues a la fecha, uno de los equipos con más historia de la pelota nacional, atesora siete banderines, y sigue soñando con volver a las grandes épocas de hace treinta años atrás.

¡NO TE LO PIERDAS! Pedro Padrón Panza, el arquitecto de un gran sueño

Aunque su educación no superó el segundo grado de la primaria, lo que supo mover a Padrón Panza fue su constancia y la pasión con la que hacía su trabajo, sin importar los días de descanso. Antes de convertirse en el propietario de los Tiburones de La Guaira, fue propietario de una empresa de transporte integrada por más de cincuenta gandolas.

Lo que comenzó como un favor a José Antonio Casanova y Jesús Guillermo Gómez, que querían hacer de Pampero una nueva franquicia en la pelota venezolana, se convirtió en una pasión que PPP supo traducir en títulos y en gloria.

Por [Diego Ricol Freyre].

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 7 =